¿POR QUÉ?

porqueAnalizando los datos sobre los porcentajes de mujeres en Universidades y Escuelas Técnicas de Ingeniería de US, este raramente supera el 25 %, un porcentaje bajo teniendo en cuenta que más del 50% de las personas matriculadas en la US son mujeres. Esta cifra si se compara con otros países de la UE y se tienen en cuenta las previsiones en el número de titulados que serán necesarios en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en el cambio de modelo económico que se generará en los próximos años, es una cifra preocupante desde el punto de vista de retroceso de la mujer en la sociedad e igualdad de oportunidades, al ser estos los puestos de futuro, los mejores pagados, de prestigio social que poseen poder y decisión a la hora de conformar la sociedad.

Las empresas necesitan equipos multidisciplinares compuestos por personas no solo con distintos CVs sino con distintos perfiles personales que les haga cubrir un mayor espectro dentro de la sociedad.

Por ello, se están impulsando y promoviendo leyes y actuaciones como la de European Research Area Board (ERAB), por ejemplo, que dice: Europa necesita una ciencia y una innovación excelentes para hacer frente a los Grandes Retos. Se necesitan todos los recursos. Independientemente del género, la raza o la edad, el Espacio Europeo de Investigación debe utilizar todos los talentos disponibles y para ello debe recurrir a instrumentos específicos. La Unión Europea debe pedir activamente a los estados miembros que:

  • Desarrollen una educación superior de manera que la ciencia y la tecnología sean atractivas para todas las personas.
  • Apliquen medidas para ayudar a la vida cotidiana de las mujeres con cargas familiares que quieren desarrollar una carrera científica.
  • Exijan a sus instituciones científicas que adopten planes y estrategias para incrementar la presencia de mujeres entre su personal científico y la monitorización de estos planes; iv) a igualdad de méritos, el o la candidata que pertenezca al sexo menos representado tendrá prioridad en el acceso a recursos y puestos.
  • La Comisión Europea debería asegurar una representación adecuada de mujeres en todos los comités bajo su responsabilidad.